Contacto

T ener los dientes cariados, manchados o mal alineados afectaba a muchas personas. En la actualidad, la mayoría de quienes acuden al dentista se libran del dolor, conservan los dientes toda su vida y lucen una atractiva sonrisa. Se han alcanzado estas tres metas notables gracias a la odontología preventiva, que se centra principalmente en la educación y en las revisiones regulares.

No obstante, muchas personas evitan ir al dentista. Algunas no buscan tratamiento dental por indiferencia, otras por los gastos que supone y, las hay que por miedo. Sea cual sea tu caso, sería bueno que te preguntaras: ¿Qué es lo que puede hacer el dentista por mí? ¿Merece la pena hacerle una visita?

«La misión del dentista es aliviar

el dolor, no causarlo»

Para conseguir la respuesta a estas preguntas es necesario entender qué tratan de prevenir los dentistas. El dentista puede ahorrarnos el tormento del dolor y la pérdida de dientes. Con la colaboración del paciente intenta contrarrestar los efectos de la placa (que es una fina película de bacterias que se pega a los dientes).

Las bacterias se alimentan y multiplican gracias a las partículas de comida; transformando el azúcar en ácidos que atacan el esmalte y hacen que se vuelva poroso.

Cuando el esmalte poroso se desmorona origina un agujero que conocemos comúnmente como caries. En esta etapa no hay malestar, pero cuando llega al nervio del diente, suele presentarse un dolor muy agudo.

Si la placa no se elimina se endurece y forma un depósito calcificado llamado sarro que puede hacer que las encías se inflamen y se separen de los dientes formando un hueco o bolsa periodontal dónde se acumulan restos de comida si no se busca tratamiento.

Además, el tejido que sostiene los dientes puede quedar tan dañado que estos lleguen a caerse. Los especialistas recomiendan someterse a revisiones una o dos veces al año, dependiendo del estado de los dientes. Si tus dientes están dañados, mal alineados o te falta alguno, te alegrará saber que existen muchas técnicas nuevas para corregir dicha situación y poder devolverte la capacidad de masticar o conseguir que tu sonrisa se vuelva más atractiva y mejorar así tu calidad de vida. Si te revisas ahora, evitarás problemas en el futuro y no tendrás que someterte a un tratamiento mayor.

El tratamiento dental ha dejado de ser la experiencia traumática que nuestros abuelos recuerdan, ¿por qué no nos haces una visita? Quedarás gratamente sorprendido.

Leave a Reply